“Sin una comunicación que huya del edadismo las empresas no harán más que imponer cómo tenemos que vivir la vejez” Nuria Carcavilla, directora de QMayor Magazine

Es una de las pocas revistas que aborda el envejecimiento desde una óptica vital y sin estereotipos. QMayor se define como una revista digital que reúne temas en neurociencia, psicología, tecnología y sociedad aplicados al envejecimiento. En su trayectoria, ha ganado una gran acogida y se ha convertido en una revista de referencia para todos los que trabajamos en el sector. Por ello no podíamos dejar pasar la ocasión y queríamos conocerles mejor a través de su directora, Nuria Carcavilla.

Psicóloga del buen Envejecimiento y también del malo. Profesional de la Comunicación. Activista de la vejez desde que tiene uso de razón. Sobornable mediante chocolate, novelas gráficas y sonrisas de señoras bien.

1. ¿Cómo nace la revista Qmayor Magazine?

Qmayor Magazine nace de la necesidad de comunicar la etapa del envejecimiento desde una óptica diferente. Analizamos los medios de comunicación especializados en el “Grey Market” en nuestro país y nos dimos cuenta de que necesitábamos algo más que información. Las generaciones de los nuevos mayores demandan servicios que nada tienen que ver con la imagen del bastón y la columna encorvada. Qmayor Magazine no es nada especial, sólo evolución.

2. ¿ Cuál es vuestra inspiración?

Los pilares que inspiran a nuestro magazine son la cultura, el diseño y la existencia. Sobre ellos analizamos las últimas tendencias relacionadas con las personas mayores pero, por encima de todo, tenemos como referencia las historias reales, las de carne y hueso.

3. ¿Qué es envejecer con orgullo? ¿Cómo fomentarlo?

Envejecer con orgullo es tener 30 años y no sentir rubor al hablar de la vejez. Es encontrar la belleza en un cuerpo flácido, conquistado por la fallas del tiempo. Envejecer con orgullo es sinónimo de aceptación y de compromiso, de la misma forma que ocurre en el resto de etapas del desarrollo humano. No hablamos de entonar una oda a la alegría para dar la bienvenida a las arrugas o a la pérdida de virilidad, sino más bien de reelaborar el concepto de belleza, de reajustar el ritmo de la actividad y encontrar el fuentes de emociones positivas. Tenemos una lucha cultural contra los estándares asociados al envejecimiento, y para vencerla debemos partir de que todas las etapas de la vida llevan consigo pérdidas y ganancias.

4. ¿Cuáles son las temáticas que tratan? ¿Y cuáles son los criterios para elegirlas?

En Qmayor Magazine hablamos de cualquier tema que pueda tratarse en otros Magazines destinados a segmentos diferentes de la población. Abordamos la actualidad, aportamos opinión e informamos sobre actividades que se mueven en el sector del envejecimiento. Ante todo, lo hacemos desde el respeto a la diversidad con espíritu divulgativo. Tratamos de representar todas las formas posibles de experimentar el envejecimiento. Hasta la actualidad hemos puesto el foco en personas tan singulares como los que con la colaboración de nuestros seguidores nos hacen llegar a través de la iniciativa Proust Questionnaire.

5. ¿Cómo os queréis diferenciar y posicionar?

Nuestro principal objetivo es desdramatizar el envejecimiento y colorear el futuro de todos. Hay quien nos tilda de desenfadados o transgresores y algo de razón tienen. No vamos a negar que no tenemos pelos en la lengua. Qmayor Magazine ha nacido para contarlo todo, con sus parte buenas y menos buenas, eso es lo que transmitimos a nuestros lectores: la vida con sus altibajos acompañada de empirismo, creatividad y cultura a todo color. La posición la marca el mercado y, por ahora, estamos muy satisfechos con el reconocimiento de los profesionales sociosanitarios. “¡Ya era hora!”.

6. ¿A quién está dirigida Qmayor Magazine? ¿Qué queréis provocar en vuestros lectores?

Escribimos para, por y sobre personas que se adentran en la experiencia de la vejez, desde cualquier ámbito y a cualquier edad. Qmayor Magazine inspira a los lectores y usuarios a pensar más allá de los límites tradicionales, las conversaciones programadas, y a diseñar el futuro del envejecimiento. No podemos ocultarlo, adoramos los motores que impulsan el cambio en la sociedad y queremos sentirnos parte de ellos.

7. ¿Cómo atraer a los jóvenes a temas relacionados al envejecimiento?

Los jóvenes son los mayores del mañana. Eso es así (risas). Algunos envejecerán con éxito, otros tendrán alguna enfermedad degenerativa, perderán a sus parejas o necesitarán ayuda en su día a día. Probablemente habrá chavales que todavía vean solamente la parte idílica de cumplir años. Lo que no me cabe duda es que para tomar conciencia de los problemas y las soluciones que necesitan las personas mayores el conocimiento y la prevención son clave. Y cuando este llega de forma experiencial hay algo ahí dentro que te toca en el corazón (o vete a saber dónde) y te transforma en una persona comprometida y más solidaria con el envejecimiento. Los jóvenes tienen en sus manos el boceto del futuro que van a vivir, es el momento de pasar a la acción para diseñarlo como realmente les gustaría.

8. ¿Cómo pueden aportar las empresas del sector en fomentar el envejecimiento activo y “luchar” contra el estigma del envejecimiento?

Sin una comunicación que huya del edadismo las empresas no harán más que imponer cómo tenemos que vivir la vejez. Es lo que ocurre cuando automáticamente se asocia la vejez con la enfermedad, como si no hubiese más posibilidades de envejecimiento.  Debemos pararnos y analizar la heterogeneidad que existen en esta etapa y, por supuesto, preguntar y escuchar a las personas por sus deseos y necesidades. Muchos expertos en la materia siguen creyendo en el bastón como exponente de la persona mayor y actúan en consecuencia, desde una visión paternalista y discriminatoria. Entonces la persona mayor está torcida, y pasa a medir su bienestar en base a todo lo que ya no puede hacer, así que no le queda otra que subirse al carro del envejecimiento activo para intentar solucionarlo. Para eso está Qmayor Magazine, para promover el envejecimiento derecho. Que nos lean, ¡y visiten nuestra sección de Microedadismos!

Entrevista a Yayoboinas: “Porque los mayores también somos fenómeno de masas”

Este post es uno de nuestros favoritos porque hemos descubierto un personaje tan interesante y enriquecedor que creemos que vale la pena conocerle. Se trata del Yayo Boinas a quien llegamos a él a través de twitter, nos llamó la atención su perfil y sobre todo su propuesta.

Con una energía y alegría que le caracteriza, Modesto (su nombre real) difunde vídeos a través de su canal en youtube en donde nos relata sus proezas y sus historias de vida.

Se describe como un youtuber y revindica que las personas mayores también pueden ser fenómeno de masas.

Conozcamos a Modesto García

Nací en agosto de 1945 en Villanueva del Pardillo, Madrid. Ya desde pequeño era muy trasto. Por suerte para mis padres me mandaron a estudiar a Salamanca. Me mandaron a hacer la mili a Zamora, donde viví por primera vez su Semana Santa. Cuando regresé a Salamanca para seguir con mis estudios conocí a Toñi, la que sería mi futura mujer y con la que formé una familia de dos hijos, pocos por aquel entonces.

Edad: 70 años.

Estado civil: Viudo.

Profesión: Concejal de festejos. Actualmente jubilado.

Nietos: cuatro nietos. Tres chicos y una chica. Y Tomás, mi gato.

Modesto García
Modesto García

 

1.- ¿Qué es yayoboinas y quién está detrás?

El Yayoboinas soy yo, Modesto García, un señor con una edad avanzada y de la vieja escuela pero con mucho que demostrar a las nuevas generaciones… porque creo que algunos necesitan ver que las personas mayores seguimos siendo útiles.

Aunque lo cierto es que he contado la ayuda de mi nieta para hacer los vídeos y esas cosas. Ella es quien sabe (porque para algo ha estudiado comunicación audiovisual) y es de quién más he aprendido durante todo el tiempo que llevo desarrollando este proyecto.

2.- ¿De cómo surge esta iniciativa? ¿Cuál es el objetivo?

Me pasaba el día discutiendo con mi nieta sobre el tema abuelos e internet y yo siempre le decía en broma: Ya verás el día que me haga un vídeo y lo suba a internet, a ver qué me dices entonces. Y ya se sabe que entre broma y broma la verdad asoma. Empecé a pasar más tiempo con mi nieta cuando enviudé y siempre la veía de acá para allá con la cámara y el ordenador. Un día cenando, me volvió a sacar el tema de internet, pero esta vez me propuso hacer un vídeo y me insistió porque sería algo que no se había visto, por lo menos aquí en España.

Con estos vídeos lo que queremos hacer ver es que las personas mayores también formamos parte de la inmensidad que supone la red. Queremos visibilizar un lado más tecnológico de la tercera edad. Que seamos mayores no significa que no estemos actualizados. Un acercamiento tanto a internet como a los propios jóvenes.

3.- Hemos visto que tienes de cómplice a tu nieta, ¿cómo os ayudáis en esta iniciativa?

El hecho de que salgamos ambos en los vídeos supone un mayor acercamiento entre las dos generaciones. Sin embargo, ella se ocupa principalmente de los aspectos técnicos, todo lo que tiene que ver con la imagen y el sonido. Además, me propone siempre una serie de temas para que luego yo los adapte a mi propio contenido… para que lo cuente a mi manera; pero yo siempre intento dar lo mejor de mí en los vídeos, porque no quiero poner en entredicho su profesionalidad. Ella pone mucho de su parte para que todo esto salga bien y no puedo convertirme en una carga. Me encanta pasar tiempo con ella y estoy aprendiendo mucho en todo lo referente a la imagen y el sonido. Lo último que me ha enseñado es a usar los programas de edición de vídeo.

4.- ¿Qué es para ti hacerse mayor?

Un cúmulo de experiencias constante. Sin embargo no tienes la sensación de que te haces mayor hasta que de repente tu hijo te dice que vas a ser abuelo. A mí, como imagino le pasará a muchas personas, mi nieta me ha cambiado la vida. He vuelto a revivir todos esos pequeños momentos con mi hijo, salvando las distancias y que por aquel entonces estaba más en forma. Asique en cierto modo, hacerse mayor, para mí, es como volver a crecer, pero esta vez con todo el bagaje de experiencias.

Cuando me jubilé pensé que iba a aburrirme porque soy una persona, en cierta parte activa, y me gusta estar haciendo cosas, aunque sea salir a dar un paseo. A mí no me gusta mucho quedarme en casa, porque me recuerda a mi difunta mujer, y verme allí solo, sabiendo que apenas hace un año la tenía siempre al lado, me produce un gran pesar por dentro, e intento evadirme.

5.- ¿En lo social, cuáles crees que son los principales problemas que uno se enfrente al hacerse mayor?

El principal problema que veo yo es que no se nos tiene muy en cuenta en la vida de una ciudad. Aunque actualmente hay programas universitarios de la experiencia, viajes con el club de los 60 y demás cosas, nosotros lo que buscamos es formar parte de un todo. Aunque con esto no digo que me parezca mal todo lo anterior, que no se me malinterprete. Pero deberían pensar que todos nos haremos mayores algún día y que nos gustaría que nos apartaran.Además, yo creo que existe el prejuicio de que la gente mayor somos muy cerrados de mente. Y todo lo contario. Nosotros contamos con una perspectiva de la vida muy diferente al resto de personas. Además, hemos vivido cosas que nos han hecho cambiar de mentalidad. Los jóvenes han nacido en la era de la comunicación, de las tecnologías, ya tienen esa mentalidad. Nosotros hemos tenido que hacer el esfuerzo de cambiar totalmente nuestra manera de pensar para adaptarnos a los nuevos tiempos. Por lo que yo creo que somos más receptivos con aquello que es distinto y extraño para nosotros que los jóvenes.

 El principal problema que veo yo es que no se nos tiene muy en cuenta en la vida de una ciudad. Aunque actualmente hay programas universitarios de la experiencia, viajes con el club de los 60 y demás cosas, nosotros lo que buscamos es formar parte de un todo.

6.- ¿Qué aprendes de las personas jóvenes?

Pues ahora mismo estoy aprendiendo a utilizar mucho el ordenador y todo lo relacionado con ello sobre todo redes sociales. Y les recomiendo a todas las personas mayores que lean esto a que insten a sus nietos que les enseñen a usarlas, porque actualmente es por donde todo el mundo se mueve. El mundo se mueve muy rápido al igual que los jóvenes, y no nos podemos quedar atrás.

7.- ¿Qué pueden aprender los jóvenes del yayoboinas?

A nivel tecnológico creo que los que tenemos más que aprender somos las personas mayores, pero esto tampoco quiere decir que ellos se libren.

Esa capacidad y predisposición a querer aprender siempre algo nuevo, y el empeño que le ponemos a todo lo que hacemos en este ámbito (que por experiencia os puedo asegurar que no es poco) es un valor que convendría que estas nuevas generaciones tengan siempre en cuenta, tanto ahora como cuando les toque a ellos ser los abuelos.

Al final creo que todos tenemos algo que aprender de todas las personas que nos rodean, eso no debería pasarse nunca por alto.

8.- ¿Crees que las personas mayores y los jóvenes se conocen mutuamente? ¿Faltaría más contacto? ¿De ser así cómo lo solucionarías?

No quiero parecer un abuelo cascarrabias, pero pienso que actualmente estas dos generaciones no se conocen tanto mutuamente como hace unos cuantos años. Evidentemente creo que falta contacto y que es algo difícil de solucionar porque debe haber interés por ambas partes, pero en mi opinión un proyecto como el mío, en el que una persona mayor se introduce en canales que generalmente asociamos solo a las personas jóvenes para comentar temas de actualidad, puede ser de ayuda para que nos conozcamos entre todos.

Por otra parte, también animo a las personas de mi edad a no quedarse en lo más superficial, no tachar como a veces se hace a las personas jóvenes, ni decir que todos son iguales… ¿a caso los conocemos a todos?

9.- Para las personas que aún no son mayores, abuelos, jubilados, qué consejos les darías para mantenerse activos y llenos de vida cómo tú lo haces.

Que vivan la vida de tal manera que tengan algo que dar a sus hijos, a sus nietos. Que sepan ver el lado positivo de las cosas, porque no sirve de nada preocuparse por temas superfluos. El nerviosismo y el estrés de las nuevas generaciones no lleva a ningún sitio, sólo a un desgaste cada vez mayor como personas, y entonces, cuando lleguen a abuelos, tendrán un carácter aún más viejo. Animo a la gente a no perder la vitalidad y a probar cosas nuevas, porque nunca se sabe lo que te puedes estar perdiendo. Os aseguro que nunca pensé que iba a acabar siendo youtuber y menos aún que me acabaría gustando… como anécdota os diré que antes de entrar en el estudio de radio para que me entrevistasen aquella vez que lo grabamos, mi nieta me dijo que estaba muy sorprendida y a la vez orgullosa de que una persona de mi edad tuviese una mentalidad tan abierta hacia nuevas cosas, como en este caso YouTube para mí… al final, todo esto me está haciendo muy feliz.

Entrevista a Ángel Sánchez co-fundador de Geeksme, el primer reloj que mide el rendimiento sexual

Seguramente muchos habrán escuchado o leído sobre este reloj que mide la actividad sexual, de hecho la noticia de este ingenioso gadget ha llamado la atención de medios de todo el mundo.

 En este post vamos a conocer más sobre Geeksme, pero además conoceremos el interior de la empresa, así podemos también conocer quiénes están detrás de este prometedor smartwatch de fabricación española. Por ello hemnos realizado una entrevista a Ángel Sánchez co fundador y Manager general de Geeksme.

Hemos dividido la entrevista en 3 grandes bloques, empecemos:

A nivel producto:

En un tweet, ¿cómo definirías Geeksme?

@Geeksme_ GME1 es un reloj de actividad capaz de medir, entre otras cosas, el rendimiento sexual y la huella ecológica.

 ¿Podrías decirnos cuáles son las funciones que tiene?

Básicamente tiene cuatro modos diferenciados pero interrelacionados entre sí para ayudar a las personas a alcanzar un estilo de vida más saludable en sintonía con el medio ambiente.

Por un lado está el modo g!fitness que mide la actividad física, incluyendo los pasos caminados, la distancia recorrida, el tiempo de ejercicio y las calorías y grasas quemadas.

El modo g!sleep, por su lado, monitoriza la calidad de sueño, incluyendo las horas totales de sueño, cuántas han sido de sueño profundo o ligero, cuantas veces se despierta el usuario o cuanto tiempo tarda en dormirse.

El modo g!love ayuda a las personas a conocerse en una faceta no monitoriza anteriormente, que es el aspecto sexual. El usuario conocerá las estadísticas acerca de la duración de los actos registrados, las calorías y grasas quemadas, la intensidad media, las gráficas de rendimiento, …, y además recibirá la insignia del animal que más se asemeja al usuario (durante ese acto). Esta es la parte divertida que combina con la parte más numérica (y seria) que ofrecen las estadísticas.

Por último, el modo g!ecological calcula la huella ecológica del usuario para hacerle partícipe del impacto en el medio ambiente que deja por su estilo de vida. Su huella ecológica, medida en número de planetas que serían necesarios si todo el mundo viviera como él/ella lo hace, varía diariamente en función de la actividad dinámica registrada. El tiempo que el usuario hace deporte (g!fitness), duerme (g!sleep) o hace el amor (g!love) potencialmente no está contaminado. “No está viendo la tele, hablando por el móvil, de compras, conduciendo o regando el jardín, por ejemplo”

Se ha hecho mucho eco sobre el producto, pero  ¿por qué tanto énfasis en la actividad sexual?

No es sólo la actividad sexual (el cálculo del rendimiento, me refiero) lo únido diferenciador que hace nuestro producto. También está el tema de la huella ecológica.

No obstante, sabemos que entre los medios de comunicación es lo que más ha llamado la atención y lo que ofrece un titular llamativo “Geeksme, el reloj que te dirá lo bueno que eres en la cama”.

En cualquier caso, hemos querido ofrecer algo diferenciador y cuando eres una startup, es una de las principales armas con las que uno cuenta: innovar.

¿Crees que Geeksme puede mejorar la vida sexual?

Nosotros no podemos afirmar que Geeksme puede mejorar la vida sexual. Simplemente ofrecemos un conjunto de estadísticas para que el usuario se conozca mejor en esta nueva faceta que antes no estaba siendo “cuantificada”. Simplemente queremos que tenga una mejor visión de sí mismo/a en este aspecto. No pretendemos que cambie sus pautas o que haga el amor más veces.

Algunos usuarios que ya lo están usando se sorprenden cuando descubren que el tiempo medio de sus relaciones es de 11 o 12 minutos, cuando ellos/as pensaban que era mucho más. Esto no es ni bueno ni malo. Simplemente es información al alcance de los usuarios. También se alegran al descubrir que al tener relaciones sexuales (sólo o con pareja) se queman calorías y grasas. Y pueden llegar a ser muchas en función de la duración e intensidad.

Nuestra app además ofrece consejos y recomendaciones interesantes para los cuatro modos, que darán píldoras informativas breves y fáciles de leer. En el modo amor, por ejemplo, el usuario podrá descrubir cuál es la mejor hora para hacer el amor, o cuáles son los beneficios de hacerlo para nuestro organismo.

¿Por qué debemos tener un Geeksme y no otro smartwatch?

Básicamente porque ofrece cosas diferentes. Siempre nos gusta definir a Geeksme de la siguiente manera:

Geeksme es diferente.

No es un smartwatch.

No es una pulsera de actividad.

Es un LIFE LOVERS WATCH.

Esto viene porque nuestro dispositivo va dirigido a aquellas personas que quieren conectar con la vida y valoran un estilo de vida saludable en todos los ámbitos (fitness, sueño, amor), así como esa responsabilidad ecológica.

Geeksme
Geeksme en sus diferentes colores

¿Cuáles son sus características técnicas?

El listado completo está en la sección “Especificaciones Técnicas” en http://www.geeksme.com/es/the-watch/

A nivel de diseño, ¿qué podrías destacar de Geeksme?

Sólo pesa 25 gramos. Es muy confortable y apenas se nota cuando se lleva puesto. Ese es el objetivo, que el usuario lo lleve puesto siempre encima.

Hemos cuidado el diseño y la estética haciendo un tracker de aluminio en color “gunmetal” con una pantalla táctil. Además sus pulseras, de colores, son intercambiables.

 

En la sociedad:

Cuando crearon este reloj, ¿en quiénes se inspiraron?

Lo primero que hicimos fue entender bien el mercado de las pulseras de actividad y smartwatches del mercado. Nos fijamos en las grandes marcas y analizamos pros y contras. Pero sobre todo, quisimos buscar algo diferenciador.

Por un lado nos quisimos alejar de la estética puramente deportiva como otras bandas que existen a tal fin, y dar una forma de reloj para que se asemejara más a un complemento de moda.

¿Crees que el mercado está preparado para Geeksme?

Sí. La tecnología wearable es uno de los áreas de más crecimiento y la demanda de dispositivos como el nuestro está en auge.

Obviamente, cuando uno lanza una nueva marca tiene que competir con las grandes empresas y conseguir convencer a tus potenciales clientes que tu producto da un valor diferenciador a un precio razonable. Hemos luchado y seguimos haciéndolo para que esto sea así. Afortunadmente tenemos mucha repercusión en los medios de comunicación por el valor diferencial (g!love y g!ecological) y esto ha hecho que se nos conozca cada vez más en los medios nacionales e internacionales.

¿Cómo ha sido la acogida de Geeksme en el mercado español?

De momento muy buena. Desde el principio tuvimos varios distribuidores interesados en comercializar nuestro producto al haber visto ese valor diferenciador. Aparte de online, en España ya estamos en el punto de venta (y eso es un gran logro para una marca nueva) como las tiendas Vodafone de 12 ciudades, tiendas K-Tuin, IMoon Collection, tiendas Crystal en los aeropuertos, La Tienda en Casa de El Corte Inglés, … y dentro de muy poco en otras grandes superficies.

¿Es un reloj enfocado para jóvenes o también para gente adulta?

El segmento al que nos dirigimos son tanto hombres como mujeres entre los 25/30 años y los 45/50. No son “especialmente” jóvenes, pero tienen varias cosas necesarias para ser nuestros usuarios, entre ellas buscar un estilo de vida saludable y querer un dispositivo diferenciador.

¿Cómo puede beneficiarse las personas mayores de este smartwatch?

Obviamente Geeksme no tiene edad. Cualquier persona puede usarlo a pesar de que nuestro segmento se concentra entre los 25-50 años.

A las personas mayores, si consideramos con ello a los >50 años, puede ayudarles de la mismas manera que al resto con pautas para que se muevan más y hagan más ejercicio, alcancen sus metas físicas, se conozcan cómo duermen o sus estadísticas en el plano sexual, conozcan el impacto en el entorno y cómo minimizar la huella.

Un aspecto que suele suceder es que los usuarios se definen unas metas diarias fitness, por ejemplo caminar 10000 pasos al días (unos 6-7 Km aproximadamente). Cuando lo consigues, el reloj te avisa, se iluminan los LEDS, se enciende una banderita,… y todo ello para hacerte ver que lo has logrado, y esto anima a la gente. De hecho, cuando un día no se alcanzan los usuarios tienden a “sentirse mal” por no haberse movido ese día lo que les correspondía y esto les anima a hacerlo.

Emprendimiento:

¿Cómo nacéis como equipo? ¿Cuántos empezaron el proyecto y ahora cuantos sois?

Somos dos cofundadores, Rodrigo Silva-Ramos Pidal y Ángel Sánchez Díaz. Nos conocimos en nuestra etapa en Blackphone. Yo era el Director de Ventas para Europa y él uno de los cofundadores. Allí uno y otro descubrimos el pontencial de cada uno y un día decimos apostar por la tecnología wearable.

Comenzamos dos. El equipo está creciendo e internalizando poco a poco a plantilla. Al principio tuvimos que externalizar la mayoría de los servicios, desarrollo, web, tienda online, gestoría, fabricación, diseño, etc, y en algún momento llegamos a ser hasta 30-35 personas trabajando en diferentes facetas del proyecto.

Creadores de geeksme
Ángel Sánchez y Rodrigo Silva-Ramos fundadores de Geeksme

¿Qué premios habéis ganado en vuestra trayectoria?

Todavía ninguno. Llevamos poco tiempo, pero seguro que alguno llegará pronto 😉

No obstante el mayor premio para nosotros es tener un día una idea en la cabeza y un año después tener un producto real que se está vendiendo en el punto de venta de varios países.

¿Cuánto tiempo os tomó desarrollar Geeksme?

Prácticamente un año. El producto final que ya comercializamos estuvo lista a finales de octubre del año pasado y, desde entonces, estamos expandiéndonos.

Cuando os propusisteis  a medir la actividad sexual, ¿os ha sido fácil/difícil proponerlo, ejecutarlo, financiarlo, etc.  dentro de la industria, inversores, familia,etc.?

Medir la actividad sexual, al igual que lo de la huella ecológica, surge durante una sesión de brainstorming de 2 semanas que Rodrigo y yo tuvimos para buscar ideas diferenciadores e innovadoras.

Rodrigo propuso el tema de la huella y a mi, estando un día en la cama, se me ocurrió que el reloj podía medir el rendimiento sexual. A partir de ahí trabajé duro (muy duro) para aterrizar todas estas ideas en papel y hacer las especificaciones técnicas para poder implementarlas.

Hemos financiado el proyecto con recursos propios.

¿Cómo ha sido el proceso de validación?¿Lo habéis testeado vosotros previamente?

Obviamente. El equipo de Geeksme ha testeado todas las funcionalidades que ofrece. Nos hemos pasado horas y horas en el gimnasio (corriendo en cinta y por la calle) calibrando el sensor para el modo fitness, así como horas en la cama haciendo mediciones para el modo g!love, muchas mediciones para el modo g!sleep, …

Además todo con un fundamente para conseguir ofrecer un consumo energético preciso basado en los METs (equivalentes metabólicos) en función de la intensidad con la que el usuario se mueve. Somos capaces de diferenciar hasta 14 niveles de intensidad en el modo g!fitness y hasta 6 niveles en el modo g!love.

Y por último…¿cuál es el precio de Geeksme y dónde lo podemos comprar?

99,90€ IVA incluido. Se puede comprar a través de nuestra tienda online www.geeksme.com/store, y el usuario lo recibe en su domicilio en 1 o 2 días. También a través de otras plataformas online o en tiendas (como las mencionadas anteriormente).

Muchas gracias por vuestro tiempo y definitivamente tendremos que probarlo 😉