Plaza de la Soledad: El documental que habla de la prostitución en la vejez

Existen temas que la sociedad prefiere evitar, parece ser que es más fácil esconder la realidad que afrontarla.

Estamos invadidos por mensajes en los medios de comunicación que nos enseñan a la familia perfecta, la esposa y el marido ideal, los bebés y perritos felices…Es que los medios de comunicación nos dictan las reglas de comportamiento social, los modelos de familia heterosexual y la estética  corporal idónea para que seamos “bellos”.

Los medios de comunicación crean los estereotipos de lo bueno y malo…es la dictadura de la comunicación occidental contemporánea.

Al parecer tenemos miedo o tabú de hablar de ciertos temas, incluso en sociedades “avanzadas” y es por ello que muy pocos se atreven a hablar abiertamente de diversos temas, sensibles: homosexualidad en la vejez, relaciones intergeneracionales, prostitución en la vejez y muchos más.

No obstante, cada vez más se está trabajando para dar visibilidad realidades escondidas como la de las personas mayores; cotidianidad, envejecimiento activo, sus sentimientos, sexualidad.

Por ello nos gustaría destacar el trabajo de Maya Goded, una fotografa mexicana que trabaja en torno a los grupos sociales desfavorecidos y el papel desempeñado por la mujer y la religión quien presenta un documental que habla sobre la prostitución en la vejez, con la intención de que el espectador enfrente los prejuicios acerca de la prostitución, el sexo y el envejecimiento.

Fotograma de de "plaza de la soledad"

La idea surgió luego de que en 2006 publicara su segundo libro titulado de igual forma “Plaza de la Soledad”, en el que recoge una visión fotográfica de la vida de estas mujeres.
La película se enfoca en cinco prostitutas, en su mayoría mujeres maduras, que trabajan en la prostitución en esa plaza ubicada en el barrio de La Merced.

Goded comenta, “es un retrato de diversos matices, abre las puertas a un mundo que, de otra manera, jamás conoceríamos. Sus colores cimbreantes y tajantes resaltan en la pantalla. Carmen, Lety, Raquel y Ester, cuyas edades van de los 50 a los 80 años, trabajan en el barrio de la Merced de la Ciudad de México, donde la vida se desarrolla en calles y plazas”.