Cerqana, la app que fomenta la autonomía e independencia de las personas mayores

La tecnología tiene un enorme potencial para mejorar nuestra calidad de vida. Nos permite estar siempre comunicados, conectados con nuestros seres queridos, y nos ayuda cuando lo necesitamos. Sin embargo, en muchas ocasiones aquellos que más podrían beneficiarse de la tecnología no tienen acceso a ella. La brecha digital es un problema que afecta actualmente a más del 18% de la población europea. Y lo más preocupante es que según la Unión Europea,
esta cifra va en aumento cada año.

Con el objetivo de acabar con esta brecha digital nació CerQana. Se trata de un sistema que simplifica cualquier smartphone, adaptándolo a las capacidades concretas de cada persona en cada momento de su vida. Además, añade una serie de nuevas funcionalidades que permiten a su familia velar por su seguridad de forma remota. En todo momento pueden saber dónde está, y el sistema inteligente detecta de forma automática situaciones peligrosas o fuera de lo normal, y avisa inmediatamente a la familia.

Interfaz fácil e intuitiva
Interfaz fácil e intuitiva

¿Por qué CerQana?

CerQana nació para ayudar a Isabel, una mujer muy independiente que vivía sola. Se reunía con su grupo de amigas en una cafetería. Pero con los años, cada vez salía menos de casa. Más de una vez se había desorientado, y tenía miedo de que le pasase algo estando sola. Su familia, que vivía lejos, necesitaba algo para poder saber que estaba bien. Por supuesto Isabel no quería saber nada de dispositivos especiales de teleasistencia. Ella, una mujer moderna, no necesitaba esas “cosas de viejos”.

Con CerQana Isabel puede utilizar un smartphone normal y corriente, no necesita ningún aparato que la identifique. El funcionamiento es sencillo, tiene un par de botones grandes de marcación rápida para llamar a su hija y a su nieto, y un botón rojo de emergencia por si necesita ayuda. Como no sabe utilizar apps, tiene ocultas todas excepto la cámara y el Whatsapp. Su familia sabe que Isabel está localizada en todo momento, y CerQana les avisa si
pasa cualquier cosa. Por ejemplo, si Isabel vuelve a desorientarse, si sale de alguna zona segura, o si se ha olvidado de tomar la medicación o de ir al médico.

cerqana funcionamiento

Economía Colaborativa en Bolivia: aprendiendo de los países que la entienden como un bien social y no una forma de enriquecimiento

Hoy me voy a inspirar en mis raíces y vuelvo a mi origen para poder hablar de economía colaborativa en estado puro.

Bolivia es un país que nos denominan en “vías de desarrollo” y que cada vez más se alinea al capitalismo de occidente y a la globalización.

No obstante como cada país tiene sus problemas internos y  hay ciertos temas que aún el gobierno no puede dar solución y la sociedad civil se ha unido para dar solución a algunos de sus problemas cotidianos…es el poder de una sociedad unida.

Y en este post me gustaría comentarles de un  ejemplo muy claro de lo que es un bien social y el empoderamiento de la mujer.

Para contextualizarlos, en estos momentos Bolivia sufre una ola de inseguridad y han aumentado la tasas de delincuencia y atracos a mano armada, eso no quiere decir que por la calle te maten, pero si que hay que tomar más precauciones, sobre personas vulnerables; niños, personas mayores.

Por lo que 5 madres de familia decidieron dar solución al problema de transporte ante las altas tasas de  criminalidad y mujeres desaparecidas.

Se trata “Mujeres al volante”, un servicio de transporte particular, nunca antes visto en la ciudad La Paz (Bolivia creada para ofrecer una alternativa segura en el traslado de niños, mujeres y personas mayores en la ciudad. El emprendimiento   lleva operando desde mayo de 2017.

Para hacerlo posible, estas cinco madres y mujeres profesionales organizaron su agenda para estar detrás del volante y  convertir su actividad  en sinónimo de tranquilidad. Desde entonces ya son dos conductoras más que se han unido al proyecto.

El servicio va desde transportar a personas mayores al médico o a adolescentes a sus clases de guitarra, artes marciales, etc. o si van a fiesta y hay que recogerles en un lugar específico, así como llevar y recoger a los niños al colegio.

Podríamos resumir como una especie de UBER humanizado y con un verdadero fin social.

Para finalizar el post y como siempre lo hago, me gusta reflexionar sobre la situación de la economía colaborativa en España, podríamos decir que, ¿se entiende en España la Economía Colaborativa como bien social, o se ha convertido en negocio de unos pocos que se están haciendo fortuna y “levantando” financiación?

Seguramente hay muchas startups sociales que están promoviendo el bien social, no es necesario satanizar a  todos, pero si es bueno mirar un poco al sur para inspirarnos en la economía colaborativa verdadera.