Paseo por La Habana

Cuba, la perla de la verdadera economía colaborativa y el paraíso para los seniors

Antes de empezar, me gustaría aclarar que este post no es la verdad absoluta de una realidad, simplemente es la narración de una experiencia que tuvimos estas vacaciones de fin de año y que me pareció pertinente compartir con nuestros lectores.

Nuestro aventura empieza en Barcelona, desde septiembre que habíamos empezado a planificar todo para tener todo preparado en Navidad; desde los tickets del avión (Barcelona – escala en Madrid – La Habana y viceversa) hasta el alojamiento.
En esta ocasión nos decantamos por usar plataformas “colaborativas” como Airbnb para vivir otras experiencias. Queríamos turismo alternativo, dejando atrás el tradicional del todo incluido de bebidas y comidas en exceso y turistas de todas las nacionalidades abarrotando las playas privadas de los hoteles.

Previamente nos habíamos informado de que Diciembre es una de las mejores temporadas para visitar el Caribe, tienes pocas lluvias y un calor muy soportable con noches frescas. Partimos el 23 de diciembre desde el aeropuerto del Prat en Barcelona, hicimos escala en Madrid muy poco tiempo y luego 8 horas de vuelo nos esperaban.

Pero este viaje tenía elementos particulares, también viajaba con mis padres….¡una aventura familiar!

La Habana, empieza la aventura

La Floridita en La Habana Vieja

Aterrizamos a las 20:30 y tardamos aproximadamente 1 hora y media en pasar por control de pasaportes, aduana y recoger la maleta, nos comentaron que tuvimos suerte, puesto que se suele tardar más.
Nos vino a recoger un taxista que previamente ya habíamos contratado desde España, la host (dueña de casa) de Airbnb nos había pedido el taxi con días de antelación.
El precio por esperarnos y recogernos del aeropuerto a La Habana (Barrio El Vedado) fue de 40 CUCS/40 Euros (peso convertible cubano).
Es importante que tengáis en cuenta que en Cuba existen dos monedas de circulación nacional oficiales.
El peso cubano (CUP), 25 cups equivalen a 1 euro, y el peso convertible cubano (CUC) que se encuentra en paridad con el euro, 1 a 1. Pero para sólo verán los CUCS puesto que vale más y los precios para los turistas están en esa moneda.

La casa que alquilamos por Airbnb era preciosa y bastante amplia, con una decoración de finales de siglo XX, definitivamente un viaje al pasado. La propietaria una Lituana afincada en Cuba quien nos dio la bienvenida con una fresca ensalada de frutas.
La primera noche muy fresca y dormimos sólo con las ventanas abiertas y sorprendentemente no utilizamos repelente para los mosquitos.
La Habana es una ciudad que vibra, llena de colores, sabores y alegría.
Nos os podéis perder la visita a La Habana Vieja que encontraréis la calle obispo, el capitolio, diversos museos.
Pero algo que hay que hacer de manera obligada es dar un paseo por la ciudad en los legendarios coches clásicos (30 euros una hora).

Trinidad

Trinidad
El embargo económico que vive la isla desde 1960 ha obligado a su población a tener un ingenio diferente al occidental tradicionalmente conocido. Superar las diversas dificultades y limitaciones ha hecho de que el pueblo cubano se ayude mutuamente.
En una de nuestras travesías por Cuba cogimos un taxi en La Habana para ir al centro de la ciudad y entre conversación le explicamos que queríamos ir a Trinidad, una ciudad que se encuentra a 430 km de distancia. Hay empresas estatales que llevan a diferentes pueblos de Cuba, No obstante no queríamos ir agobiados con los turistas que hacen los típicos recorridos desde sus hoteles.
El taxista nos dijo que podría llevarnos sin ningún problema a todos los sitios que nosotros quisiéramos, evidentemente en un lógico recorrido, pero el destino final era Varadero.
Cerramos trato esa misma mañana y al día siguiente nos venía a recoger muy temprano y puntual, sin ninguna documentación, ni ticket, más que la palabra del taxista…quedamos sorprendidos.
Este tramo fue el único que no planificamos, queríamos sentirnos “aventureros” e improvisar, así que no planificamos nada durante 24 horas.
Tuvimos la suerte de encontrar a un taxista muy legal, nos dijo que le llamásemos Popó (curioso mote), que se encargo de llevarnos a todos los lugares que quisimos dentro de nuestra ruta que trazamos desde España.

A mitad de camino Popó se detuvo a mitad de la carretera para auxiliar a otro taxista varado que la llanta pinchada. Mi mente occidental inmediatamente asoció ese momento a la típica escena de una película de terror.
Nuestra sorpresa fue enterarnos que existe una especie de “código” entre los cubanos de auxiliarse en este tipo de situaciones, parece ser algo inquebrantable. Para nosotros es algo tan extraño y alejado puesto que inmediatamente llamaríamos a nuestra compañía de seguros y previamente tendríamos que hablar con una operadora telefónica robotizada que te mantendrá a la espera con una musiquita estridente.

calles de Trinidad

Llegamos al pueblo, y empezamos a buscar habitación. Fue una tarea relativamente sencilla, puesto que le taxista que nos traía desde La Habana ya tenía algunos contactos conocidos y tiramos de su networking.
La Habitación era sencilla, pero limpia con su baño privado, era una casa típica cubana que se ha dividido por habitaciones para turistas.
Popó se quedó a domir en una habitación lado nuestro, que los gastos corrían por la dueña del alojamiento.
Esa misma noche fuimos a cenar por el centro del pequeño pueblecito, la dueña del “hotel” nos envió a su hijo (sin que nosotros lo pidiéramos) para que nos orientara donde comer, evidentemente debes darle una propina y evidentemente te llevará donde ellos están “compinchados”. Se trata de una gran red de contactos y ayuda entre ellos, lo que nosotros llamaríamos partners.

Varadero/Santa Marta

Playas de Varadero

Varadero es una ciudad que pertenece al municipio de Cárdenas en la provincia Matanzas y a 130 kilómetros al este de La Habana. Su extensión es de 30 km los cuales 20 km son de playas, por que tendréis una facilidad a la hora de elegir un buen lugar
Para tomar el sol y disfrutar de cristalinas aguas.
Esta ciudad es bastante turística, por lo que los precios son elevados y la oferta gastronómica también, pero más adelante os voy a contar el secretito que hemos aprendido para ahorrar y comer aún mejor.

Por el azar de la vida, dimos con una casa en Santa Marta, una población a unos 4 kilómetros de Varadero. Nos guiamos por las valoraciones del propietario y por nuestro desconocimiento del lugar. Tuvimos la suerte de dar con Esteban, el propietario de la villa, quien nos atendió con mucho cariño.
El propietario nos dio un móvil para comunicarnos con el, quien nos llevaba y recogía de la playa.
En Santa Marta viven los cubanos que trabajan en el sector turístico de Varadero, por lo que los precios son 4 veces más baratos y la calidad os puedo decir que 4 veces superior. Un gran descubrimiento por nuestra parte y una recomendación a tomar en cuenta cuando vayáis a este lugar tan turístico lleno de turistas.
Estuvimos 5 días en este maravilloso lugar, evidentemente en Diciembre y viniendo de España sólo queríamos playa todo el día. Se pueden hacer diversas excursiones eso depende de presupuestos y evidentemente de los días que puedes invertir en la isla. Lastimosamente y por compromisos laborales toda nuestra estancia en Cuba fueron 10 días, que parecen muchos, pero en una isla tan grande se hacen muy pocos.

Regreso a Barcelona
Popó (el taxista) nos vino a recoger a Varadero muy temprano tal como habíamos pactado días previos. Nos recordó que “la palabra del cubano” es sagrada y va a misa, nosotros lo comprobamos.
Esa misma mañana teníamos un pequeño inconveniente, mis padres cogían el vuelo del medio día y yo por la noche, hasta ahora ningún inconveniente.
En el aeropuerto de La Habana no existe consigna de equipaje. Habíamos llegado muy temprano a La Habana, por lo que pensábamos que no teníamos solución.
El taxista nos ofreció dejar nuestro equipaje en casa de su hermana, que vivía relativamente cerca del centro de la ciudad.
Lo dudamos por un momento, pero decidimos dejarnos llevar por la confianza, puesto que habíamos convivido bastante tiempo con Popó.
Dejamos nuestras cosas en aquella casa, que por cierto, estaba a la venta y Popó aprovechó la ocasión para ofrecérnosla… ¡uno nunca sabe dónde puede estar el comprador!, no obstante es importante saber que aún un extranjero no puede tener propiedad privada en Cuba.

El capitolio

Para cerrar el viaje esa mañana nos fuimos a pasear por el centro de la ciudad, comimos en uno de nuestros restaurantes favoritos en La Habana, restaurante Europa (bueno, bonito y barato). Y al atardecer nos vino a recoger Popó para llevarnos a recoger nuestras maletas e ir al aeropuerto. Cuando llegamos a casa de la hermana, nos ofreció un cafecito y toallas limpias para que nos bañemos y viajemos frescos. Este fue otro momento que nos quedamos atónitos por la amabilidad cubana.
Todo salió a pedir de boca y quedamos todos enamorados de Cuba, evidentemente en todas partes hay gente buena y mala, pero en este viaje dimos con gente maravillosa. Seguramente volveremos muy pronto…

Para hacerles un pequeño resumen les diría que Cuba es un país recomendable para visitar: es seguro y tiene buenas infraestructuras. Se ve muchas personas mayores disfrutando del Caribe y muchas parejas jóvenes con sus pequeños hijos.

Los seniors de decantan por Cuba
Hoy los seniors se decantan por Cuba, buscando tranquilidad, seguridad, buenos servicios y una economía y sistema que dista de las ciudades grandes urbes

Después de esta increíble aventura y al llegar a España, me viene a la cabeza algunas interrogantes; ¿Realmente podríamos definir de colaborativas, las plataformas popularmente conocidas? Muchas empresas dedicadas al sector de lo “colaborativo” se han puesto las medallas de crear una economía más social. No obstante detrás de esa cortina de humo el lucro es el motor que mueve a sus inversores y toda la maquinaria bien aceitada de creación de startups.
Pero preocupa más ver las cifras, ya en febrero de 2016, la OCU presentó el informe ¿Colaboración o negocio? Consumo colaborativo: del valor para los usuarios a una sociedad con valores , en donde los resultados evidenciaban el éxito de penetración en la sociedad en 2016, pero del bajo impacto social que está generando.
Las cifras hablan y esta situación podría mejorar, evidentemente si se crean startups con más carácter social y con menos presencia de tanta “purpurina Silicon”.

Published by Carlos Manuel Guamán

Human, entrepreneur, CEO @yeyehelp, Coolhunter, yuzzer and inmigrant, what else? @carlosmguaman

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *