singapur

10 COSAS QUE DEBES SABER ANTES DE VIAJAR A SINGAPUR

Lo que ayer era un estado colonial hoy es un país. Quizá por esta razón, Singapur lo ha tenido muy claro desde su independencia de Malasia, ahora hace cincuenta años: para sobrevivir y destacar en un continente tan mixto como Asia.
Singapur es reconocida por sus bajos índices de criminalidad y por sus calles impolutas. Llamada The fine city, su etiqueta más común, juega con el doble sentido del término inglés: como adjetivo, fine significa bueno, hermoso, incluso puro; como sustantivo se refiere a una multa.
El nivel de vida en este país de más de cinco millones de habitantes ayuda a equilibrar la balanza del índice de desarrollo humano en la región, al ser muy superior al de países como Indonesia, Malasia, Tailandia, Camboya, Laos o Myanmar. En cualquier caso, la realidad de Singapur refleja un país con una idiosincrasia muy particular que todo viajero debe conocer antes de visitar la isla. Aquí os presentamos lo que serían los10 mandamientos que debes tener en cuenta cuando estes en Singapur:

1 No mascarás chicle
Porque no podrás. Su venta está prohibida y quien intente introducir chicles de contrabando (más de dos paquetes por viajero) se enfrentará a una pena de un año de cárcel y multa de 5.500 dólares de Singapur (3.700 euros).

2 No mostrarás tu homosexualidad
Porque también está prohibida. La pena es de hasta dos años de prisión. Esta ley sólo se refuere a los hombres. De las mujeres no dice nada, ya que la reina Victoria de Inglaterra –esta norma es heredera de una británica de aquella época– se negaba a aceptar que el género femenino llegase tener un comportamiento similar.

3 No te abrazarás (en público)
Nada más allá que la simple muestra de afecto. Achucharse con ganas puede ser castigado con hasta un año de cárcel.

4 No tirarás basura en la calle
De cualquier tipo, colillas incluidas. Multa de 2.000 dólares (1.350 euros) la primera vez, de 4.000 dólares (2.700 euros) la segunda y de 10.000 dólares (6.700 euros) de ahí en adelante. En 2014 se emitieron cerca de 19.000 multas de este tipo, el 31% de ellas a personas no residentes. Además, al infractor le pueden llegar a dar una escoba para que barra las calles con un cartel que reza “I am a litterer” (soy un guarro).

5 No comerás ni beberás en el metro
singa
Cartel indicativo en el metro de Singapur. / Corbis
Ni agua, por mucho calor que haga. La multa es de 500 dólares singapurenses (335 euros).

6 No orinarás en los ascensores
No es que se suela hacer en Europa, pero en este país sí que son estrictos con esto. Ni en caso de máximo apuro. Algunos están dotados con un sistema de detección de olores (Urine detection device) que activa una alarma y bloquea las puertas hasta la llegada de la policía. ¿La multa? 1.000 dólares de Singapur (670 euros).

7 No olvidarás tirar de la cadena
Si te ocurre (y te atrapan, algo ya más difícil), la multa puede llegar hasta los 1.000 dólares.

8 No escupirás
Al contrario de China, aquí sí que hay multa de 1.000 dólares singapurenses.

9 No cruzarás la calle por donde no debes
Si a menos de 50 metros hay un paso de peatones y no se utiliza, el infractor se enfrenta a una multa de 1.000 dólares de Singapur (670 euros) o a una pena de tres meses de prisión. Para los reincidentes, 2.000 dólares de multa (1.345 euros) y hasta 6 meses de cárcel.

10 No fumarás en lugares públicos
De 200 a 1.000 dólares de Singapur (entre 135 y 670 euros), si eres declarado culpable en un tribunal. Además, solo se permite entrar al país con 400 gramos de tabaco (un paquete de cigarrillos). Quienes rebasen el límite deberán cuidarse de no ser observados fumando cigarrillos sin la marca estatal: la multa puede ser de hasta 40 veces la cantidad de impuesto evadido y/o hasta seis años de cárcel.
Pese a la desfasada vigencia de alguna de estas normas y al severo castigo por su incumplimiento, lo más importante a la hora de visitar Singapur es dejarse llevar por su espíritu conciliador. Un espíritu que tiene más vigencia que nunca: ha conseguido que hindúes, judíos, musulmanes, cristianos, budistas o taoístas vivan en paz y armonía durante 50 años.

Fuente: El País

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *